martes, 8 de marzo de 2011

Ciudad de San Juan de Dios


La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha inaugurado hoy, 8 de marzo, la nueva Ciudad ubicada en Alcalá, tras la reforma integral del edificio durante los últimos ocho años. Con motivo de los actos organizados, Alberto García Reyes firma un reportaje en ABC de Sevilla sobre la actividad del centro de educación especial para niños con discapacidad psíquica.

«Raquel, que a pesar de ser de las más adelantadas apenas consigue que se le entiendan sus palabras, dice una frase nítida mientras coloca los cubiertos en el comedor de la nueva Ciudad: «Aquí soy feliz». En San Juan de Dios, un otero de Alcalá de Guadaíra desde el que, paradójicamente, no se divisa casi nada, corre un aire de alegría que te acaba alzando el vello. Allí donde el ojo friolento del que mira con altivez sólo verá una cruda tragedia de personas que viven ancladas en una eterna infancia, habita una comunidad de pequeños dioses de San Juan capaces de ablandar el hierro. Raquel es feliz. Todos los días pone la mesa para que sus 300 compañeros se sienten a comer el pan de una vida mejor mientras el hermano superior, Juan Manuel, se desvive buscando recursos para pagar una obra tan impagable. Y mientras el director, Alfonso Moral, se agarra a su apellido para demostrar que sus 300 discapacitados intelectuales gravemente afectados son una bendición para quienes se encargan de proporcionarles toda su dignidad.»

Artículo completo: "San Juan de los pequeños dioses" (ABC, 05/03/2011).

4 comentarios :

  1. con el dinero de todo los sevillano los frayles viven
    como reyes y ademas son iluminados
    divinos.ayayay.
    que pena vivir en un pais como este
    tontos asta el juicio final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pena me das, anónimo. Tus palabras delatan tu falta de valores espirituales, tu miseria interior se nota. Desconoces la dedicación de estos hombres y mujeres que se sacrifican por los demás.
      Yo estuve en Sevilla, era un niño.
      Vi por primera vez como tres hermanos conversando, irradiaban entusiasmo, alegría, estaban llenos de gozo, probablemente por la labor que hacían.
      Vi la fuerza interior del HERMANO SERAFIN, que en paz descanse,el amor y dedicación de otras personas que no pertenecían a la orden.
      No hables de lo que no sabes ni entiendes. Acércate y hazte voluntario de un centro de estos.
      Descubrirás un mundo que desconoces, pero hazlo de corazón, y te sentirás bien contigo mismo.
      No estarás perdido.

      Eliminar
    2. Hablar con desconocimiento y desinformación es fácil, digamos en las redes sociales, "¡la luna se cae del cielo!", que todos correran despavoridos, no obstante prueben a decir, "¡hay gente que necesita ayuda"!, que todos se volverán ciegos, sordos y descerebrados....
      Hay que ver la labor de estas personas y de muchas otras antes de precipitarse a decir de qué o quién viven, porque probablemente vivan de algo más puro y sencillo que el dinero.

      P.D. No compreis móviles inteligentes, ni ropas de marcas, que le estareis dando de comer a los bisnietos y tataranietos de grandes ricachones (nótese el sarcasmo......)

      Eliminar
  2. Yo también estuve allí y no tengo nada más que agradecimiento hacia estos Hermanos....aquello sí que nos valió para integrarnos en la sociedad.
    No entiendo como puede haber gente tan vacía que opine de esa forma

    ResponderEliminar